Si en el post anterior hacía referencia a la cabezonería y obstinación, otra referencia es la locura, o mejor dicho, la obsesión que tenemos por esete nuevo servicio.

Ahondar en el código y posibilidades que tiene crear un blog mediante Jekyll y alojarlo en GitHub es un reto, que al principio te puede desesperar, pero que está a tu alcance. Si yo estoy “domándolo”, tú también puedes.

Te dejo algunos blogs de compañeros “del psiquiátrico” ;):

Échales una visual para tener una idea y valorar si ésta es tu herramienta blogging. Para mí es ideal ya que su simpleza me ayuda a centrarme en lo más imporatante: redactar.

En breve algunos compañeros sacarán mucha info acerca de esta forma de publicar contenidos. Les esperaré para compartir sus experiencias, pues todavía estoy un poco perdido en esto. ya te daré cuenta de sus indagaciones.